Cartas de amor desde Bruselas

0
103



Actualizado:

Guardar

El comisario holandés Frans Timmermans despide el año con una carta de amor al Reino Unido. Es una misiva que mira más lejos de lo normal en estos tiempos en los que la política se desliza hacia el puro tacticismo. Pero al confesar sus afectos, cae el error más patente de la actual Unión Europea, la autocomplacencia. Recuerda a los británicos que la puerta está abierta si deciden volver, más no reconoce que el proyecto de integración necesita grandes reformas e incluso una reinvención del europeísmo. El vicepresidente de la Comisión solo apunta una idea para el futuro, lo importante que es admitir las diferencias entre los Estados miembros como fuente de riqueza

José M. de AreilzaJosé M. de AreilzaArticulista de OpiniónJosé M. de Areilza