Respeto y unidad constante

0
98



En todo caso, de corazón, a los ecuatorianos les deseo una Navidad y fin de año llevaderos, aunque la vida duela.