Dimite el ministro de Educación de Italia en protesta por la falta de recursos para la instrucción

0
103


Corresponsal en Roma
Actualizado:

Guardar

Por primera vez en los últimos años un político italiano mantiene su palabra y presenta su dimisión irrevocable, algo rarísimo en la política de este país y, sobre todo, tratándose de un ministro. El titular de Educación, Lorenzo Fioramonti, de 42 años, del Movimiento 5 Estrellas (M5E), en la coalición de Gobierno con el Partido Democrático (PD), porque en los presupuestos del Estado no se ha incluido los fondos que pedía para su ministerio. Se incluyó una cifra de unos 2.000 millones de euros para la escuela, universidad e investigación. Pero Fioramonti exigía 3.000 millones de euros. «Después de una serie de ejecutivos que han recortado en Educación, no me puedo estar satisfecho en un Gobierno que continúa con los recortes. Hay que invertir con fuerza en Educación», había advertido Fioramonti el pasado 5 de noviembre, cuando se discutía la ley de presupuestos. «No podemos continuar administrando un país con el temor de perder consenso, al final todo esto se transforma en temor para el futuro», añadió entonces el titular de Educación en una entrevista. «Si no recibo esos recursos, me marcho», dijo el ministro.

Casi nadie dio credibilidad a su amenaza y parecía imposible que un ministro abandonara el Gobierno por no contar con suficientes recursos económicos. Pero, dicho y hecho: Fioramonti cumplió su palabra. El primer ministro, Giuseppe Conte, recibió la carta de dimisión del titular de Educación en la noche del día 23, confirmándose la noticia al filo de la medianoche en el día de Navidad. Se trata de una noticia clamorosa en la política italiana, después de la crisis en pleno mes de agosto. Ni siquiera en Navidad hubo tranquilidad para este Gobierno que lleva casi desde su inicio con interminables discusiones sobre el programa de Gobierno entre las dos principales fuerzas que lo componen, el M5E y el PD.

Fioramonti, licenciado en Filosofía en Roma y profesor de Economía Política en Pretoria (Sudáfrica), muy activo en redes sociales y escribiendo artículos en periódicos internacionales. En un post en Facebook ha explicado su dimisión subrayando que el Gobierno no ha tenido coraje para garantizar recursos en educación, que él llama «el verdadero motor del país, que constituye el futuro de todos nosotros». «Parece –añadió- que los recursos no se encuentran nunca cuando se trata de la escuela y de la investigación, pero luego se recuperan cientos de millones de euros en pocas horas para destinar a otras finalidades cuando hay voluntad política». En su opinión, se debió aumentar el IVA para lograr más recursos, pero el Gobierno no lo permitió porque nació justamente con la promesa de no incrementar ese impuesto que hubiera perjudicado a las clases más débiles.

Ministro polémico

Lorenzo Fioramonti adquirió celebridad internacional con su propuesta de convertir a Italia en el primer país del mundo en el que el cambio climático y el desarrollo sostenible sea obligatorio en las escuelas. Había explicado que a partir del próximo curso todas las escuelas públicas dedicarán 33 horas al año, casi una hora de la semana escolar, a cuestiones relacionadas con el cambio climático. Con anterioridad había propuesto, creando notable polémica y sin lograr plenamente su objetivo, el aumento de los impuestos en la bollería y las bebidas azucaradas, con dos objetivos: Proteger la salud de los niños y dedicar esos fondos para su ministerio de Educación. En sus cuatro meses en el gobierno, Lorenzo Fioramonti no ha pasado desapercibido. Suscitó muchas críticas al sugerir que los crucifijos deberían ser retirados de las escuelas italianas, colocando en su lugar mapamundis para crear un ambiente más inclusivo para los no cristianos. Fue también muy criticado por la oposición en septiembre por animar a los estudiantes a no asistir a las clases con el fin de participar en las protestas y luchas contra el cambio climático, concretamente en la huelga mundial por el clima, impulsada por la activista sueca Greta Thunberg.

Fioramonti no abandona la política. Pretende constituirá un grupo parlamentario en la Cámara de diputados con algunos diputados que han abandonado el M5E. Salvo excepciones, son necesarios 20 escaños para la formación del grupo. Son ya cinco los parlamentarios que han dicho adiós recientemente al Movimiento y otros podían abandonarlo también. El exministro es especialmente crítico con el M5E: «El partido se ha desnaturalizado a causa de su atención excesiva a las encuestas, no tiene una idea de País», dijo recientemente. Fioramonti ha prometido su apoyo al primer ministro Conte en el parlamento.