China, Rusia e Irán sacan músculo con unas maniobras militares en el golfo de Omán

0
125


Pekín
Actualizado:

Guardar

China, Irán y Rusia sacarán músculo a partir de hoy con una maniobras militares conjuntas en el océano Índico y en el golfo de Omán que se prolongarán hasta el próximo lunes y con las que estas tres potencias refuerzan su cooperación en medio de las tensiones con Estados Unidos, especialmente en el caso de Teherán.

Las maniobras son un «intercambio militar normal» entre las tres fuerzas armadas y en línea con la legislación y las prácticas internacionales, aseguró este jueves el ministro de Defensa chino, Wu Qian. «No están necesariamente conectadas con la situación regional», indicó en declaraciones que recoge Reuters.

Aunque Pekín no ha precisado ni el número de efectivos ni de embarcaciones que enviará a estos ejercicios navales, sí ha avanzado que participará en ellos un destructor de misiles guiados conocido como Xining, un buque de última generación que forma parte de la amplia renovación en marcha de la Armada del Ejército Popular de Liberación.

La quinta parte del petróleo mundial

El golfo de Omán es una vía marítima especialmente sensible por ser la puerta de entrada al estrecho de Ormuz, por donde pasa la quinta parte del petróleo mundial, y que a su vez conecta con el golfo Pérsico.

Las fricciones entre Irán y EE.UU. han ido en aumento desde que el pasado año el presidente norteamericano, Donald Trump, sacara a su país del acuerdo nuclear con Teherán que había suscrito su predecesor, Barack Obama, en 2015, así como los líderes de Rusia, China, el Reino Unido, Francia y Alemania. Washington volvió a imponer las sanciones que Obama había levantado, lo que ha tenido efectos negativos sobre la economía iraní.

EE.UU. ha propuesto, además, liderar una misión naval después de que este año se produjeran en el Golfo varios ataques a buques mercantes internacionales, incluidos petroleros saudíes, de los que los norteamericanos culpan a Irán, que rechaza las acusaciones. Así mismo, tanto Washington como Riad culpan a Teherán de un ataque el pasado septiembre contra instalaciones petroleras en Arabia Saudí, de las que las autoridades iraníes tampoco se responsabilizan.

Un portavoz de las fuerzas armadas de la república islámica, el general de brigada Abolfazl Shekarchi, aseguró este miércoles que el océano Índico y el golfo de Omán son áreas claves para el comercio internacional y que el mantenimiento de la seguridad en las vías marítimas es una tarea importante, según la agencia oficial de noticias iraní IRNA. «Estas maniobras tendrán lugar para respaldar y aumentar la experiencia en la seguridad del comercio internacional en la región», señaló.

Entre dos aguas

China cuenta con estrechos vínculos diplomáticos, comerciales y energéticos con Irán, pero también tiene buenas relaciones con uno de los principales rivales de Teherán en la región, Arabia Saudí, por lo que hasta ahora Pekín ha actuado con cautela en una parte del mundo donde tradicionalmente ha tenido una menor presencia que países como EE.UU., Rusia, el Reino Unido o Francia.

El presidente chino, Xi Jinping, visitará previsiblemente Arabia Saudí el año que viene, ya que a este país le corresponde en 2020 acoger la cumbre de los países del G-20, que tendrá lugar el próximo mes de noviembre en Riad.