El autor del ataque a los servicios secretos rusos era un ultranacionalista misántropo

0
104


Corresponsal en Moscú
Actualizado:

Guardar

Todavía sigue sin estar clara la motivación que llevó a Evgueni Maniúrov, de 39 años, a inmolarse atacando la sede del Servicio Federal de Seguridad ruso (FSB o antiguo KGB) el pasado 19 de diciembre en Moscú. Antes de ser abatido, Maniúrov mató a tiros con su rifle automático a dos miembros de la unidad antiterrorista del FSB e hirió a cinco personas, entre ellas a un transeúnte.

Circulan diversas versiones, fundamentalmente especulativas, en los medios de comunicación rusos tratando de explicar el comportamiento del presunto terrorista. La más extendida es que pertenecía a una organización poco conocida denominada Asociación Nacional Étnica (ENO).

Al parecer, Maniúrov solía escribir en el canal de Telegram de ENO con el pseudónimo de «Brezg» y una vez publicó una entrevista con Dmitri Bobrov, un conocido ultra de San Petersburgo, que, tras la tragedia del día 19, recibió una visita de agentes del FSB para interrogarle. Bobrov, no obstante, está en libertad y contra él no se ha presentado ningún tipo de denuncia. ENO ha publicado un comunicado asegurando no tener nada que ver con el tiroteo y subrayando que no son terroristas.

Los posibles vínculos de Maniúrov

Se da la circunstancia de que el administrador del canal de ENO es un tal Andréi Kuznetsov, perteneciente al llamado Ejército Insurgente Ruso, cuya sede se encuentra en Kiev, la capital de Ucrania. Son organizaciones que abogan por la unión de los eslavos del este de (Rusia, Ucrania y Bielorrusia) con un ideario inequívocamente supremacista. Algunas de sus células se autodenominan «escuadrones de Putin», pero deploran a las personas del entorno del presidente, a la élite rusa en su conjunto y a los oligarcas y a los servicios secretos, a los que reprochan estar más preocupados por sus prebendas que por la grandeza de Rusia.

Otras fuentes vinculan a Maniúrov con el Movimiento de Liberación Nacional (NOD), también de orientación ultranacionalista y admiradores de Putin. Tal conjetura se debe a que, durante el registro efectuado en su domicilio después del atentado contra el FSB, además de un abundante arsenal de armas blancas y de fuego, tenía el escudo y la bandera del NOD.

Se trata de un grupo famoso por sus ataques contra líderes opositores, Alexéi Navalni incluido, al que embadurnaron la cara con «Zelionka», un líquido antiséptico verde que tarda días en desaparecer de la piel. NOD se ha pronunciado además repetidamente a favor de reforzar los ya abultados poderes de Putin, pero ha negado, a través de un comunicado, que en sus filas milite Maniúrov.

La formación política del Kremlin, «Rusia Unida», mayoritaria en el Parlamento ruso y fundada en 1999 como plataforma para impulsar a Putin, también se cuenta entre las formaciones predilectas del autor de la ataque al FSB. Su madre, en declaraciones al canal de Telegram Baza, sostiene que estuvo afiliado a «Rusia Unida».

Misántropo, taciturno, soltero y sin amigos

Sea como fuere, la revelaciones de su madre, con la que vivía, indican que Maniúrov era un hombre misántropo, taciturno, carecía de pareja y tampoco tenía amigos cercanos. Frecuentaba un club de tiro y había trabajado en varias compañías de seguridad privadas. Según su padre, Fatij Maniúrov, le dijo que fue guardia de seguridad en la embajada moscovita de los Emiratos Árabes Unidos, pero no considera fiable tal afirmación. En la legación diplomática aseguraron que, al menos en los 20 últimos años, con ellos no trabajó ningún Maniúrov. Vivía con su madre en Podolsk, localidad de las afueras de Moscú, en la calle Leningrádskaya.