La huelga del transporte amargará la Navidad en Francia

0
101



Actualizado:

Guardar

Tras un fin de semana de comienzo de vacaciones de Navidad muy complicado para los viajeros, solo el 40 por ciento de los trenes de alta velocidad y de los trenes expresos regionales funcionaron ayer en Francia, así como el 20 por ciento de los trenes de los suburbios de París.

En la capital francesa, solo 2 de las 16 líneas de metro -las automatizadas- funcionaron con normalidad. Para colmo de males de los usuarios, los huelguistas invadieron durante horas una de ellas, en la Gare de Lyon, y ocuparon las vías.

Además, aproximadamente el 2 por ciento de las 11.000 gasolineras de Francia se quedaron ayer sin suministro de combustible como consecuencia de la huelga indefinida convocada por los sindicatos contra la reforma de las pensiones impulsada por el Gobierno de Emmanuel Macron.

La Unión Francesa de Industrias Petroleras (UFIP) informó de esta cifra tras la decisión adoptada el domingo por la refinería de Lavéra en Martigues, en la Costa Azul francesa, que votó en asamblea paralizar la producción. La refinería de Martigues tiene capacidad para procesar 210.000 barriles diarios y cesó su funcionamiento a primera hora del lunes.

También este lunes los trabajadores de la terminal de la Compañía Industrial Marítima (CIM) en El Havre, que gestiona aproximadamente el 40 por ciento de las importaciones de crudo francesas, votaron a favor de mantener la huelga indefinida iniciada hace ya 20 días, pero rechazaron paralizar las instalaciones, lo que habría afectado gravemente a refinerías y aeropuertos.

Gesto presidencial

En cambio en el complejo petroquímico de Lyondell Basell, en la Costa Azul, sí aprobó en asamblea la paralización de la actividad. Los que también han votado la paralización de actividad son los trabajadores de la refinería Grandpuits de Total.

En cualquier caso, el Ministerio de Energía ha subrayado que el suministro a las gasolineras es normal y dijo que todas las refinerías del país están funcionando pese a la huelga. «Todas las refinerías de la Francia continental siguen produciendo y seis de las siete refinerías están realizando envíos con normalidad», ha apuntado el Ministerio en un comunicado.

Los problemas para repostar no serán mayores, pero sí para viajar en tren estas Navidade. la Sociedad Nacional de Ferrocarriles prevé que se suspenderán los viajes de dos de cada cinco trenes de alta velocidad, como consecuencia del rechazo sindical a los proyectos del gobierno.

La propuesta de reforma laboral de Macron, en la base de estas protestas y de las huelgas que desde hace semanas afectan en particular al transporte público, prevé la abolición de los regímenes especiales de las pensiones. Afectan en particular a sectores como el ferroviario y obliga a trabajar más años y hasta los 64 para conseguir una pensión completa. En respuesta, hace 20 días comenzó una huelga general indefinida que ha paralizado buena parte del transporte.

El domingo, el presidente Macron, anunció su intención de renunciar a la pensión vitalicia que le corresponde cuando deje de ser presidente, un gesto que busca ser «ejemplar» en medio de las protestas y la huelga indefinida contra la reforma de las pensiones que ha planteado su Gobierno.

«No recibirá esta jubilación prevista por ley al final de su mandato porque considera que esta ley está destinada a normalizarse. Por lo tanto, no la aplicará. Tampoco liquidará esta suma cuando se jubile. Estamos en una era en la que los funcionarios electos deben ser ejemplares», explicó un asesor presidencial en declaraciones recogidas por el periódico Le Parisien.

Críticas opositoras

El presidente tiene un régimen específico de jubilación conforme al Artículo 19 de una ley de 1955 por la que percibiría una pensión vitalicia equivalente al salario de un consejero de estado: 6.220 euros brutos al mes. La suma no está sujeta a ninguna condición de edad, mandato o límite de ingresos.

Según Le Parisien, el objetivo es establecer un nuevo mecanismo para que Emmanuel Macron y todos los jefes de Estado posteriores entren en el régimen universal de puntos incluido en la propuesta de reforma de las pensiones.

Además, Macron anunciaó que no se sentará en el Consejo Constitucional al final de su mandato conforme le corresponde por ser expresidente y que renuncia a la compensación de 13.500 euros mensuales que incluye este puesto.

En respuesta, el dirigente opositor y líder de La Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, criticó el anuncio porque «él tiene los medios para prescindir de una jubilación de 6.000 euros, pero la mayoría de las personas no tienen estos medios. Yo personalmente no los tengo», dijo Mélenchon en declaraciones a BFMTV. «La jubilación no es un privilegio», ha remachó.

Además, criticó la «demagogia» del gesto. «No me impresiona y les pido a las personas que me escuchan que comprendan la parte de demagogia que existe en esta forma de hablar», añadió.