Rusia identifica al autor del ataque al servicio secreto como un ex guardia apasionado de las armas

0
173


Moscú
Actualizado:

Guardar

Las autoridades rusas han identificado al hombre que abrió fuego este jueves con un arma automática en la sede del Servicio Federal de Seguridad (FSB, el antiguo KGB) como Yevgueni Maniurov, un ex guardia de seguridad de 39 años procedente de las proximidades de Moscú.

Así lo indicaron los investigadores en un comunicado emitido tras registrar el domicilio del atacante a primeras horas de la mañana de este viernes e interrogar a sus vecinos, informa Reuters.

Maniurov, que fue abatido durante el ataque, abrió fuego en el edificio principal del FSB en Moscú en la tarde del jueves, causando la muerte de un agente y heridas a otras cinco personas, entre ellas un civil. Mientras, el presidente Vladímir Putin se encontraba en el Kremlin, a un par de kilómetros del lugar de los hechos, precisamente en una gala en honor del FSB.

Los investigadores señalan además en su comunicado que un segundo miembro del FSB resultó gravemente herido en el ataque y que a consecuencia de ellas murió más tarde en el hospital.

Por lo tanto, el balance de esta acción se eleva a dos muertos, además del propio autor de los disparos.

Yevgueni Maniurov era de Podolsk, localidad situada unos 40 kilómetros al sur de Moscú, según el diario gubernamental Rossiiskaya Gazeta, que cita fuentes policiales.

Cinco armas y abundante munición en el piso

El individuo vivía en un piso con su madre, que fue detenida para ser interrogada. Según las informaciones de medios rusos recogidas por la BBC, la mujer declaró que su hijo había ejercido como guardia de seguridad y había perdido recientemente su trabajo. Nunca recibía visitas de amigos. La Policía encontró en la vivienda cinco armas, que estaban legalmente registradas y correctamente guardadas, así como gran cantidad de munición.

Maniurov, soltero y apasionado de las armas, acudía con frecuencia a practicar en un club de tiro, de acuerdo con su madre. Además, se había formado como letrado y llegó a realizar labores de asesoramiento legal, según las informaciones publicadas.

La madre indicó también que le había escuchado hablar inglés por teléfono con unos «árabes», que habrían empezado a llamarle desde que perdió el trabajo como guardia.

Al cometer su ataque, Yevgueni Maniurov «gritó lemas típicos del Estado Islámico», según informa el diario Kommersant, que cita una fuente de seguridad, que a su vez mencionaba a testigos interrogados por la Policía.