Vladimir Putin aún utiliza Windows XP, un sistema operativo obsoleto, a pesar del riesgo en ciberseguridad

0
128


MADRID
Actualizado:

Guardar

La ciberseguridad es uno de los grandes desafíos actuales. Cibermilicias financiados por Estados que atacan a instituciones públicas. Ciberdelincuentes capaces de colapsar una compañía de telecomunicaciones. Estamos en una ciberguerra mundial y protegerse ante cualquier ataque es, en estos momentos, algo necesario. Por eso es de extrañar que el máximo mandatario de un país como Rusia todavía utilice equipos informáticos obsoletos.

En unas imágenes oficiales de su oficina en el Kremlin a las que ha podido acceder el medio «The Guardian» se aprecia cómo Vladimir Putin, presidente de Rusia, sigue teniendo acceso a ordenadores con el sistema operativo Windows XP, lanzado en 2001. Microsoft, su empresa desarrolladora, dejó de prestar servicio y lanzar nuevas actualizaciones de seguridad desde 2003, con lo que se trata de una plataforma obsoleta que puede poner en riesgo la seguridad de los datos del propietario.

Aunque no está confirmado que sea el equipo habitual de Putin, de 67 años, las imágenes oficiales demuestran que al menos tiene fácil acceso a a estos ordenadores desde su oficina en el Kremlin y en su residencia oficial de Novo-Ogaryovo cerca de Moscú. Ambos ordenadores tienen las torres del Kremlin establecidas como fondos de escritorio. Según algunas fuentes, las restricciones regulatorias del gobierno ruso han impedido que Putin pueda actualizar sus ordenadores al sistema operativo más actual, Windows 10.

La firma de tecnología estadounidense advierte incluso desde su página de soporte que los equipos que ejecutan Windows XP son «vulnerables a los riesgos de seguridad y virus». Fue, de hecho, el último sistema operativo de Microsoft que recibió el consentimiento para su uso en sistemas informáticos oficiales del gobierno ruso, informó el sitio web de Open Media, citando documentos del Ministerio de Defensa. Moscú, además, está retirando gradualmente a Microsoft y Google de los ordenadores del gobierno a favor del software del sistema operativo Astra Linux (de Rusia) y de los navegadores nacionales como Yandex.

Para los expertos, esta situación puede poner en riesgo la seguridad de los equipos, aunque con ciertos matices. «Si está totalmente asilado de cualquier red, si solo lo utiliza para ver películas a través de un disco o por USB, o para escribir un libro que luego copia en un pendrive para enviarlo a su editor, no hay problema. Ahora bien, ya no es solamente que lo utilice para conectarse a internet; simplemente estando conectado a cualquier red en la que otro equipo pueda atacarlo, a no ser que tenga configurado el cortafuegos de la máquina para bloquear todas as conexiones entrantes y no lo utilice para conectarse a absolutamente nada es “aceptable”», explica a este diario Lorenzo Martínez, experto en seguridad informática de Securizame.

En cualquier otro caso, a Martínez se le hace «raro» que el presidente de uno de los países que tienen a los mayores expertos en seguridad del mundo tenga Windows XP para su uso particular. Es sistema operativo que está fuera de soporte, de actualizaciones de parches de seguridad desde hace años con lo cual sería una temeridad utilizarlos para fines profesionales. En su opinión, si fuera el presidente ruso «habría encargado incluso del diseño y desarrollo de un sistema operativo propio».