Guaidó se asegura la reeleción en la presidencia interina con el voto parlamentario a distancia

0
80


Corresponsal en Caracas
Actualizado:

Guardar

Los diputados venezolanos se han puesto las pilas ante los ataques del régimen de Nicolás Maduro. El bombillo de las ideas se encendió hoy al aprobar la Asamblea Nacional el voto electrónico a distancia para defender la decisión soberana expresada por la mayoría parlamentaria electa.

De manera discreta y hábil, sin hacer mucho ruido, la Asamblea Nacional modificó este martes, en su segunda sesión extraordinaria, los artículos 13, 43 y 56 del Reglamento de Interior y Debates (RIDAN) para defender el derecho y el deber de votar de los diputados perseguidos y exiliados.

Con esta decisión Juan Guaidó asegura los votos para su reelección el 5 de enero en los cargos de presidente de la Asamblea Nacional y de la Presidencia interina. Hay unos 32 diputados que han sido afectados por la persecución, amenazas e inhabilitación impulsadas por el régimen de Maduro.

El motivo de la reforma es ofrecer a los diputados que se encuentran en el exilio, el cumplimiento de sus funciones parlamentarias a través de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) para garantizar el mejor funcionamiento del parlamento y que «el mundo vea lo que está pasando», dijo la diputada Dennis Fernández, encargada de presentar la modificación estatutaria.

La reforma fue aprobada con el voto de 93 diputados opositores, que es la mayoría de los 167 escaños de la AN. La decisión tiene que ver con los deberes de los diputados, su asistencia y hasta el cumplimiento de las facultades legislativas a través de internet.

Igualmente la admisión de las nuevas tecnologías para garantizar el quórum y las deliberaciones. También para celebrar sesiones especiales, así como dar el carácter público de las mismas, lo que requiere la participación del canal parlamentario de televisión en las transmisiones.

«Lo que se está generando es la utilización, en momentos cruciales, de las nuevas tecnologías, para que los legítimos diputados que se encuentran fuera del país puedan participar, debatir y decidir», argumentó la diputada María Beatriz Martínez, invocando asimismo que la participación es un derecho tomado en cuenta en las convenciones sobre la materia.

La reforma sorprendió a los chavistas. Los diputados pertenecientes a las filas del PSUV se retiraron de la sesión extraordinaria, sin embargo, William Gil, a nombre de su fracción rechazó la modificación y amenazó con llevarla el acto legislativo al Tribunal Supremo de Justicia usurpador para su anulación.