Boris Johnson: «El Brexit es ahora irrefutable, indiscutible»

0
92


Enviado especial a Londres
Actualizado:

Guardar

Boris Johnson, de 55 años, flamante ganador de las elecciones con «la mayor victoria tory desde los años ochenta», ha ofrecido su primer discurso formal tras la victoria a las ocho y veinte de la mañana. No fue ante la puerta del número 10 de Downing Street, como es habitual, sino en el centro de congresos Isabel II, a un paso del Parlamento donde ha estado embotellado el Brexit tres años largos. El Partido Conservador, que ha pensado al detalle toda su campaña, preparó el escenario con carteles de «El Gobierno del pueblo», situados tras el primer ministro y en su propio atril. Johnson destacó que «el Brexit es ahora una decisión irrefutable, indiscutible, saldremos el 31 de enero», palabras saludadas con vítores por parte de la concurrencia.

Sin embargo el tono fue más inclusivo y conciliador que los de la campaña. El flamante ganador declaró sentirse «humilde» ante los miles de tradiciones volantes laboristas del Muro Rojo que esta vez se han pasado a los tories: «Vuestra mano puede que haya temblado al marcar en la papeleta electoral la casilla de los conservadores y puede que volváis a votar laborista la próxima vez, por lo que me siento humilde ante vuestra decisión. No os decepcionaremos».

No faltaron los habituales toques de humor marca de la casa. Como cierre repitió: «Hagamos el Brexit ya», su lema de campaña, pero añadió, «pero antes, amigos, hagamos el desayuno». También bromeó sobre su promesa falaz en la campaña del Brexit, cuando aseguró que saliendo de la UE el sistema nacional de salud (NHS) recibiría 360 millones de libras más por semana. Lo hizo lanzando una mirada irónica y divertida a derecha e izquierda cuando volvió a anunciar más inversión «semanal» para el NHS.

Johnson fue crítico con lo que ha sucedido en los últimos tiempos en el Parlamento, donde la tramitación del Brexit se convirtió en un calvario (y no solo por la oposición, en parte también por las trabas del sector más eurófobo del propio Partido Conservador, aunque eso no lo señaló). «El Parlamento debe cambiar. Estamos allí para trabajar por la gente británica. Hemos estado tres años discutiendo sobre una discusión. Ahora el 31 saldremos por fin de la UE y recuperaremos el control de nuestro dinero, de nuestra emigración, fronteras y leyes».

En la agenda doméstica, reiteró que habrá más aportaciones al NHS, de entrada con 50.000 enfermeras más y se abonó a la agenda verde, de la que su novia Carrie Symonds es activista en representación de una onegé ambientalista estadounidense. Johnson prometió una Gran Bretaña «más verde y limpia» y en un futuro de huella de carbono cero.

Uno de los periodistas políticos británicos más brillantes, Andrew Marr, hizo un agudo comentario tras escucharlo: «La pregunta estelar de esta mañana política es:¿Quién es realmente Boris Johnson?». Sus acciones empezarán enseguida a darle la respuesta. ¿Es Boris el político liberal y centrista que ocupó la alcaldía de Londres? ¿El conservador duro y nacionalista que ganó las primarias tories? ¿O se trata del conservador compasivo y patriota que ha ofrecido en la campaña? La respuesta correcta probablemente es esta: lo que convenga en cada momento.