‘Cortocircuito’ de anomalías

0
103


No fue una decisión arbitraria. La intervención de la empresa pública Corporación Nacional de Electricidad (Cnel), realizada el 2 de diciembre, se sustentó en problemas técnicos, administrativos y de servicios a la ciudadanía. Sin embargo, la lista de causales resultó ser más larga. En la entidad se registra un constante irrespeto a las leyes y normativas laborales. Lo más grave es que, aunque no está intervenida, también se evidencian esas novedades en la otra empresa estatal, Corporación Eléctrica del Ecuador (Celec).

En las dos, por ejemplo, se saltaron procesos para la contratación y nombramiento de personal. Un dato que llama la atención porque precisamente ambas acumulan la mayor cantidad de servidores del conglomerado de empresas manejadas por el Ejecutivo.

Solo hasta julio de este año, según la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas (EMCO), Celec y Cnel tenían más de 10.500 trabajadores en su nómina. En total, hasta julio, las 21 entidades de ese tipo que maneja el Ejecutivo contaban con 33.456 servidores. Es decir, más del 31 % de la plantilla general de las estatales corresponde a las eléctricas. (ver cuadro)

No significa que todos los contratos laborales de las dos empresas tienen anomalías. La Contraloría General del Estado determinó, por ejemplo, que hay casos específicos de violaciones al debido proceso en una de las unidades de negocios de Cnel en Bolívar, entre 2014 y 2018. La afectación al Estado estaría cerca del millón de dólares.

El último informe de la Contraloría General sobre Cnel, aprobado en octubre de este año, muestra que 20 de los nombramientos permanentes que se otorgaron en la corporación no contaron con los pasos adecuados. Los trabajadores que recibieron el beneficio estatal no cumplieron con el concurso de mérito y oposición que exige la ley. Incluso se detectaron empleados que no entregaron un título académico pese a que era un requisito obligatorio. El ente de control determinó falencias por unos 816.788,52 dólares. 



La intervención a CNEL durará seis meses

Leer más

Incluso se firmaron contratos sin que haya un pedido claro de la unidad de negocio y sus departamentos. Al menos 115 expedientes, en el periodo analizado, no contaron con la documentación oficial.

En la misma planta, 28 integrantes administrativos y obreros de Cnel no cumplieron con los requisitos para ser empleados públicos pero de todas formas fueron contratados. 

El problema se extendió a los ya contratados. Cnel, al menos en Bolívar, no contó con justificaciones para los retrasos de su personal. La entidad, en el periodo en cuestión, registró más de 6.636 atrasos de sus trabajadores pero no presentó una razón para esas tardanzas. 

Por esas, y otras razones, el ministro de Energía y Recursos Naturales no Renovables, José Agusto Briones, inició una intervención. Los primeros resultados estarán en 90 días. 

Agusto Briones, sin embargo, no habló de nuevas intervenciones. En Celec, como ejemplo, la Contraloría también detectó problemas. 

Entre 2014 y 2018, la empresa otorgó nombramientos sin concursos, designó subgerentes y altos cargos sin que se cumplan los requisitos y hasta se inventaron cargos solo para otorgar puestos de trabajo sin aprobación de las autoridades. Incluso se homologaron salarios sin un manual que norme porqué incrementar sueldos. En total, se revisaron operaciones por más de tres millones de dólares.

EmpresasEXPRESO publicó, en agosto de este año, los estados financieros de las empresas públicas. Cnel y Celec tuvieron cifras positivas en 2018 y 2019.