Investigan a un policía por inmovilizar bruscamente a un joven sin brazos ni piernas que tiró un cubo de basura

0
129



Actualizado:

Guardar

El Departamento del Sheriff del Condado de Pima (Arizona, EE.UU.) está investigando al oficial de policía Manuel Van Santen tras viralizarse el vídeo de un altercado junto a un adolescente de 15 años amputado de sus brazos y piernas.

El vídeo, de unos ocho minutos de duración, ha sido definido por el propio sheriff de Pima, Mark D. Napier, como «impactante, inquietante y, personalmente, triste de ver». En la grabación aparece el joven de 15 años, sin camiseta, gritando y maldiciendo mientras el agente lo tiene inmovilizado con su cuerpo y su peso encima.

Según medios locales, el incidente ocurrió el pasado 26 de septiembre en un hogar grupal en Tucson. El agente acudió a una llamada que informaba sobre un residente que se mostraba alterado y que había volcado un cubo de basura e insultado a un trabajador.

De acuerdo al vídeo, el oficial mantiene inmovilizado al joven contra el suelo mientras este le grita que no lo detenga. Tras un forcejeo, el adolescente deja de protestar y el agente le permite levantarse, preguntándole cuál es su problema, a lo que el joven responde que no tiene ningún problema y que deje de gritarle. En ese momento, el policía se agacha y, cerca de su cara, le espeta: «Levantaré la voz cuando yo quiera, ¿entiendes?».

En su informe, Van Santen explicaba que el adolescente estaba «extremadamente agitado», motivo por el que decidió reducirlo. Sin embargo, para el defensor público del condado de Pima, Joel Feinman, el incidente «probablemente no habría salido a la luz si no fuera por otro adolescente, que grabó la confrontación» y que acabó arrestado, como informa «The Washington Post».

«No tiene brazos ni piernas, así que no puede huir ni defenderse. Si un padre reacciona de la misma manera que Van Santen podría ser arrestado por abuso infantil», ha recalcado Feinman, que añade que el adolescente «está bajo custodia estatal porque fue abandonado por sus padres».

En su informe, Van Santen señala que el joven «se retorcía y se movía de forma violenta». «No sé cómo un niño de 15 años sin extremidades se retuerce de manera violenta», dijo Feinman.