La Unesco, acusada de ofrecer «cobertura» a una fundación de represión política en Arabia Saudí

0
95


Corresponsal en París
Actualizado:

Guardar

La organización no gubernamental «Freedom Forward» (FF) acusa a Unesco, la Organización para la cultura de Naciones Unidas, de dar «cobertura» y «respetabilidad» a MISK «una plataforma de propaganda y represión» del régimen de Arabia Saudí.

MISK, siglas de la Fundación Filantrópica Mohamed bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí, es oficialmente una fundación sin fin lucrativo, «cuya misión es desarrollar el saber y participar en la autonomía de la juventud saudí».

El príncipe heredero de Arabia Saudí es acusado desde hace más de un año de ser el «hombre orquesta» del asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí de Estambul.

FF, por su parte, es una organización no gubernamental, con sede en California, especializada en la defensa de los derechos civiles y libertades básicas, defensa y promoción de la juventud en situaciones precarias, amenazada por regímenes totalitarios o iliberales.

Sunjeev Bery, director ejecutivo de FF, lleva muchos años denunciando casos de corrupción y «relaciones peligrosas» de la diplomacia norteamericana con dictaduras y regímenes racistas.

Bery comenta de este modo las relaciones entre MISK y la UNESCO: «Esa organización saudí es la cobertura de una plataforma de propagada al servicio de Arabia Saudí. Ha sido utilizada para espiar y reprimir a los jóvenes saudíes que han tenido la “osadía” de expresarse libremente en Twitter y otras redes sociales. Aceptando sus donaciones, ofreciendo su cobertura de institución consagrada a la defensa de la cultura, la Unesco se convierte en cómplice de la represión policial y religiosa del régimen saudí».

Audrey Azoulay, directora general de la Unesco, ex ministra de Cultura del gobierno socialista de François Hollande, ha recibido recientemente y se ha fotografiado en la sede oficial de la Organización con Bader Al-Asaker, secretario general de MISK, amigo personal del príncipe Mohamed bin Salman, presunto «hombre orquesta» del asesinato de Jamal Khashoggi.

Según el «Wasington Post», Bader Al-Asaker habría sido identificado como el responsable directo del espionaje y represión policial de los jóvenes y menos jóvenes sauditas que habría «osado» expresar sus críticas contra el régimen religioso ultra ortodoxo de Arabia Saudí.

No es la primera vez que la Unesco es acusada de «complicidad» con regímenes iliberales, totalitarios o dictaduras. En el sistema de Naciones Unidas, las democracias liberales son muy minoritarias y los Estados «alérgicos» a la libertad, por razones políticas, religiosas u otras, consiguen imponer sus criterios de relativa frecuencia.