EE.UU. deja de considerar ilegales los asentamientos israelíes en Cisjordania

0
98


Washington
Actualizado:

Guardar

El gobierno de Estados Unidos ha revertido hoy cuatro décadas de postura oficial con respecto a los asentamientos israelíes en Cisjordania y ha anunciado que ya no los considera contrarios a la legislación internacional.

«El establecimiento de asentamientos civiles en Cisjordania no es ‘per se’ contrario al derecho internacional», dijo este lunes el secretario de Estado (ministro de Exteriores) estadounidense, Mike Pompeo, en una conferencia de prensa en Washington.

Fue la administración de Jimmy Carter la que declaró, en 1978, que esos asentamientos, en territorio ocupado militarmente, son ilegales porque vulneran el derecho internacional y hacen imposible la continuidad de un estado palestino.

Varios presidentes posteriores, incluido Ronald Reagan, expresaron su insatisfacción con esa política, pero sólo Donald Trump la ha revertido formalmente, tras tomar otras decisiones como trasladar la embajada de EE.UU. de Tel Aviv a Jerusalén.

Pompeo ha criticado abiertamente a Barack Obama por su decisión, en los últimos meses de su mandato, de reafirmar la ilegalidad de esos asentamientos y permitir que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara una resolución condenándolos por ser una «violación flagrante» del derecho internacional.

«No tenemos una postura oficial sobre el resultado de las negociaciones sobre Cisjordania, EE.UU. no prefiere ningún resultado ni pone ningún obstáculo legal a una solución negociada», dijo Pompeo en su rueda de prensa.

Sin embargo, según Pompeo, «considerar ilegales los asentamientos civiles no ha funcionado, no ha ayudado a conseguir la paz. La dura realidad es que las resoluciones judiciales y los debates sobre quién tiene la razón o no en el derecho internacional no acercan la paz. Este es un problema que sólo se resolverá con negociaciones entre israelíes o palestinos».

Un portavoz del gobierno palestino, Nabil Abu Rudeine, ha condenado el anuncio de Pompeo. «La administración de EE.UU. ha perdido toda la credibilidad que le permitiría seguir teniendo un papel en el futuro en este proceso de paz», ha dicho el portavoz, según la agencia Ap.