Un grupo de 15 países pide elecciones inmediatas en Bolivia

0
116


Corresponsal en Washington
Actualizado:

Guardar

Ante la imposibilidad de pactar una resolución de consenso sobre la crisis en Bolivia, un grupo de 15 países liderados por Estados Unidos y Brasil leyó este martes en el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos una resolución en la que pide que «la definición de la presidencia provisional se efectúe urgentemente y conforme lo estipula la Constitución y las leyes bolivianas y se dé inicio al proceso de convocatoria a elecciones lo más pronto posible».

Los países que apoyaron esa declaración, leída por el embajador de Brasil, Fernando Simas, ante el plenario de la OEA, son: Argentina, Brasil, Canadá, Chile Colombia, Costa Rica, Ecuador, EE.UU., Guatemala, Guyanas, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Venezuela.

En su turno de intervención, el embajador de EE.UU., Carlos Trujillo, rechazó «la ridícula pretensión» de que la salida de Evo Morales sea un golpe de estado. «Morales dimitió, después de que se descubriera un intento de su gobierno de subvertir la decisión del pueblo boliviano. Si hubo alguna amenaza a la democracia fue la de Morales», dijo Trujillo.

La enviada de México, Luz Elena Baños, respondió con una enardecida defensa de Morales y denunció «una grave quebrantamiento del orden constitucional en México, un golpe de estado que debe condenarse enérgicamente». «Pensábamos que ya habíamos dejado atrás aquellos días aciagos en que las fuerzas armadas sostenían y deponían gobiernos en América Latina», dijo la enviada de México, donde Morales llegó unos momentos antes tras recibir asilo.

Baños criticó con inusual dureza al secretario general de la OEA, Luis Almagro, por no haber emitido más que un breve comunicado refiriéndose escuetamente a la crisis boliviana. «Permanece el secretario general sorpresivamente callado. Nos preguntamos cuáles son sus prioridades», dijo la enviada mexicana.

Previamente, el director del Departamento para la Cooperación y Observación Electoral de la OEA ante el Consejo Permanente, Gerardo Icaza, detalló las sospechas de fraude en las elecciones de Bolivia. «Este equipo auditor no puede validar los resultados de la presente elección, por lo que se recomendó otro proceso electoral», dijo.

Antes del inicio de la sesión extraordinaria, dimitió el embajador de Bolivia ante la OEA, José Alberto Gonzáles, después de que lo hubiera hecho en cascada la plana mayor del gobierno. Gonzáles había tomado el relevo en el cargo al actual canciller boliviano, Diego Pary, y había defendido repetidamente la validez de los comicios del 20 de octubre.

El secretario general de la OEA lamentó a su vez que «se lance el legado del primer presidente indígena por la borda de un autogolpe». Según dijo Luis Almagro, «sí hubo un golpe en las elecciones del 20 de octubre en Bolivia, se trata del golpe que demuestra el fraude electoral [de Morales] descubierto por los inspectores de la OEA». «¿Quiénes de ustedes pueden apoyar un fraude electoral?», preguntó el secretario general a los embajadores reunidos en el plenario de la OEA en Washington.