Los venezolanos saturan los albergues en Ecuador tras la exigencia de visado

0
80


QuitoActualizado:

Cantaron el himno de Venezuela, gritaron consignas y oraron. Por más de siete horas, cientos de venezolanos bloquearon, el lunes 26, el puente internacional de Rumichaca, en la zona colombiana, en protesta por la vigencia del visado para ingresar a Ecuador, lo que provocó hileras interminables de coche, a los dos lados de la frontera, que no podían llegar a su destino; pero cerca de las ocho de la noche, fueron persuadidos de levantar la medida.

Los migrantes pedían una prórroga al plazo para el ingreso sin visa, una medida migratoria impuesta por Ecuador el mes pasado y que entró en vigor el 26 de agosto. Muchos también exigían un corredor humanitario para que pudieran pasar quiénes habían llegado la víspera y no pudieron cruzar la frontera por la congestión en las ventanillas de migración.

Desde el viernes hasta el domingo han atravesado la frontera de Colombia para entrar en Ecuador 13. 110 venezolanos, de los cuales, 8.554 habrían ya salido hacia Perú y Chile, mientras que 4 546 se quedaron en el país. Ellos, al igual que quienes ingresaron al país entre el 25 de julio hasta el 25 de agosto a la media noche, podrán optar por una Visa humanitaria, conforme las nuevas decisiones de la Cancillería (Ministerio de Exteriores).

A partir del lunes 26 quienes deseen ingresar requieren de una visa de residencia temporal por razones humanitarias, una visa consular de turismo o cualquier otra visa prevista en la Ley Orgánica de Movilidad Humana (LOMH), que pueden ser solicitadas en línea. Para el decano de Jurisprudencia de la Universidad Internacional del Ecuador (UIDE), Jorge Baeza, las múltiples resoluciones de Cancillería contradicen lo dispuesto en la LOMH con respecto a no exigir visa a ciudadanos venezolanos, con lo cual, la aplicación de tales normas es violatoria de DDHH.

Las cifras globales de este éxodo dan cuenta de que entre mayo de 2017 y julio de 2019 han ingresado a Ecuador 1 673 980 venezolanos, de los cuales 341 561 se quedaron, y 115 000 de ellos tiene ya visado. Pero las Naciones Unidas advierten que, hasta finales de 2019, en Ecuador se habrán instalado 500 000 venezolanos.

Morir en la frontera

Las escenas de dolor en el paso fronterizo entre Ecuador y Colombia son desgarradoras. La más reciente la protagonizó una joven mujer que llegó a tiempo para hacer los trámites migratorios, pero su madre y su hija de cuatro años, que venían desde Colombia, no asomaron. El dilema de pasar sin su familia conmovió a todos; finalmente, optó por esperarlas, aunque eso signifique perder las ventajas de hacerlo sin las nuevas exigencias.

A pesar de que se han vuelto familiares, las imágenes de la diáspora venezolana siguen conmoviendo a los ecuatorianos. Hombres, mujeres y niños, en condiciones deplorables, cargando solo lo imprescindible caminan por horas, al filo de las carreteras. Este drama ha hecho también florecer el espíritu solidario de persona que han improvisado albergues en sus casas para asistir a los venezolanos, que llegan huyendo de la miseria y la persecución. En varias localidades fronterizas y, en Quito, los albergues se saturaron. En la calle quedaron muchos sin tener posibilidades de tener un techo y alimentos seguros, lo que incrementará la odisea de familias enteras apostadas en los semáforos pidiendo ayuda, sin respuesta la mayoría de las veces.

Por si fuera poco, la muerte de Luis Alberto Araujo, un ecuatoriano de 58 años, que había vivido en Venezuela por 40 años y regresaba al país para buscar un medicamento que no hallaba en Venezuela, sacudió a la gente que se enteró del fatal desenlace. Araujo cruzó la frontera, se sintió mal, sufrió un infarto y falleció.

.