La Policía detiene a dos estudiantes de 13 años que planeaban un tiroteo en una escuela de Alaska

0
65


Actualizado:

De acuerdo a un comunicado del medio local «Juneau Empire», el Departamento de Policía de la ciudad de Juneau, en Alaska (Estados Unidos), recibió un informe de una amenaza según la cual dos chicos de 13 años discutían la posibilidad de llevar armas a su colegio, el Floyd Dryden, y atacar a sus compañeros. Los niños fueron rápidamente interrogados y arrestados con cargos de amenaza terrorista en segundo grado.

Según Bridget Weiss, superintendente del Distrito Escolar de la ciudad, la información llegó a las autoridades gracias a que otro estudiante de la escuela, que los había escuchado hablar en los pasillos del colegio sobre su «plan» de llevar a cabo un tiroteo en el aula, avisó a sus padres.

Los oficiales del Departamento de Policía localizaron a los dos estudiantes implicados y los mantuvieron bajo custodia en la mañana del pasado jueves. En consecuencia, el colegio envió correos electrónicos y realizó numerosas llamadas a los padres de todos los alumnos para informarles sobre lo sucedido, añadiendo que no había ninguna amenaza para sus hijos.

Después de que las autoridades culminasen la investigación, ambos estudiantes fueron arrestados, acusados, y trasladados al «Centro Juvenil Johnson». Weiss sostuvo en el comunicado la importancia de enseñar a los estudiantes sobre el poder que tienen las palabras y las ideas, sobre todo cuando se trata de una amenaza. «Realmente queremos que los estudiantes sepan que ahora hay consecuencias significativas por hacer amenazas como esta. Felicitó al estudiante que le contó a sus padres lo que había escuchado, que resultó ser cierto. Es algo genial cuando los niños hacen lo correcto y, en este caso, este chico ha hecho lo correcto al hablar con sus padres», subrayó.

Las autoridades explicaron que, debido a los antecedentes que hay en Estados Unidos con respecto a la violencia y las armas, se han visto en la obligación de tomarse en serio todos los informes de amenazas y cualquier acontecimiento que pueda ser sospechoso. Por consiguiente, animaron a todos los estudiantes y a sus familiares a que continúen compartiendo información si escuchan o ven algo sospechoso para poder hacer de los centros educativos un lugar de seguridad y confianza.