Habrá pocas lluvias en zonas de Amazonía con incendios, según expertos

0
65



Brasilia –

Es poco probable que débiles lluvias apaguen en el corto plazo un récord de incendios en la Amazonía brasileña, y solo traerían un alivio aislado hasta el 10 de septiembre, según datos meteorológicos y dos expertos.

La mayor selva tropical del mundo está siendo devastada por un aumento de los incendios de 79 % este año hasta el 25 de agosto, según la agencia de investigación espacial de Brasil.

Los incendios no se han limitado a Brasil. Al menos 10.000 kilómetros cuadrados están ardiendo en Bolivia, cerca de sus fronteras con Paraguay y Brasil.

Si bien el gobierno de Brasil está combatiendo los incendios con tropas y aviones militares, los esfuerzos solo extinguirán focos pequeños y ayudarán a prevenir nuevos fuegos, dijeron los expertos; los más grandes solo pueden ser apagados por precipitaciones.

La temporada lluviosa en el Amazonas, en general, comienza a fines de septiembre y las precipitaciones generalizadas tardan semanas en producirse.

El pronóstico de lluvia en los próximos 15 días se concentra en las áreas que menos lo necesitan, según Maria Silva Dias, profesora de ciencias atmosféricas en la Universidad de Sao Paulo. Se espera menos precipitación en las partes de la Amazonía que sufren los peores incendios, agregó.

El extremo noroeste y oeste de la selva amazónica brasileña verá más agua en las próximas semanas, pero las partes orientales permanecerán muy secas, según datos de Refinitiv.

“Toda el área necesita que llueva más regularmente y eso sólo sucederá más adelante, por octubre”, agregó Dias, quien estimó que se necesitarían al menos 20 milímetros de lluvia en 1 a 2 horas para apagar un incendio forestal, más para incendios más intensos.

“En algunas áreas podría reducir los incendios, no en general”, dijo Matias Sales, meteorólogo de la firma brasileña Climatempo.

Porto Velho, la capital del estado de Rondonia, uno de los más afectados, amaneció este martes con el cielo más limpio que en los últimos días, gracias a una lluvia de unos diez minutos la tarde anterior.

El problema no es el fuego, es su origen

El investigador brasileño Paulo Moutinho hace notar que en la época estival suele haber muchos incendios de tierras ya deforestadas y que lo preocupante del alto número constatado este año no es tanto la cantidad como que “la mayoría son incendios de deforestación”.

“El problema no es el fuego, es el origen del fuego”, señala.

Este año ya se produjeron más de 80.000 incendios en Brasil (un alza de caso 80 % respecto a 2018). Más de la mitad de los focos (52 %) se registraron en la región amazónica.

Las políticas de protección de territorios y poblaciones amazónicas se fueron implementando desde el retorno a la democracia en 1985, ya sea con presidentes de derecha, de centro-derecha o de izquierda. (I)