Los manifestantes de la «contracumbre» del G-7 intentan acceder al centro de Biarritz

0
131


BiarritzActualizado:

En un último intento para reivindicar sus posiciones, decenas de manifestantes pertenecientes a movimientos contrarios al G-7 tratan de dirigirse en estos momentos hacia el centro de Biarritz, donde los principales líderes políticos del mundo apuran sus últimas horas de trabajo. No lo tendrán fácil: la marcha ha sido detenida en seco por uno de los controles de Policía, que a lo largo del fin de semana han impedido la entrada al corazón de la localidad vasconfrancesa a todo aquel que no dispusiera del correspondiente permiso.

Según explican los propios manifestantes, su intención es acceder al centro para entregar a algún representante político un documento con sus valoraciones sobre la cumbre y otros asuntos relacionados con la política internacional.

En estos momentos, decenas de personas se encuentran sentadas en señal de protesta frente al cordón policial cerca de una de las rotondas de acceso a Biarritz. No se han producido enfrentamientos, aunque los agentes portan material antidisturbios.

La presencia policial ha sido constante a lo largo del pasado fin de semana. Según las últimas informaciones, los gendarmes han arrestado en los últimos días a cerca de un centenar de personas. Una presión que, de hecho, propició que grupos como «G7 EZ» cancelaran varias de las manifestaciones de protestas que habían programado para este domingo.

«De colores»

Algunos protestantes se han servido de la música para amenizar las horas de espera. Para sorpresa de todos los presentes, incluidos los propios policías —no han podido evitar alguna sonrisa—, una de las mujeres que participan en la manifestación ha comenzado a entonar la pieza «De colores», de Nana Mourkouri.