Los fieles de Omar al-Bashir trataron de sacarlo de la cárcel

0
98


Corresponsal en JohannesburgoActualizado:

Semanas antes de que el derrocado presidente de Sudán Omar al-Bashir compareciera ante el Tribunal, un grupo de fieles a su régimen intentó sin éxito sacarle de la cárcel, según cuenta la CNN.

El expresidente sudanés llegó el lunes por la mañana al tribunal en el primer día de su juicio por corrupción en un gran convoy de vehículos militares equipados con ametralladoras pesadas, procedente de la prisión de máxima seguridad Kober. Los vehículos paramilitares rodearon el tribunal y sus inmediaciones durante las dos horas que duró la audiencia. El motivo de tanta presencia militar sería un supuesto intento de liberación de al-Bashir y otros miembros del régimen perpetrado el 4 de junio, según un informe policial al que ha tenido acceso la CNN. Los hechos se habrían producido en el momento más delicado desde la caída de al-Bashir. El día antes el ejército había irrumpido de manera violenta en la acampada de la oposición en las immediaciones del ministerio de Defensa, en la capital Jartum, causando decenas de muertos. La violencia empleada por parte las fuerzas de seguridad rompió las relaciones entre la junta militar que ostenta el poder desde la caída del presidente y la alianza de la oposición.

A resultas de este intento de fuga, el personal de prisiones se vio obligado a extremar las precauciones. Una de las medidas adoptadas en su momento fue trasladar al presidente derrocado a una casa de máxima seguridad donde permaneció un mes y posteriormente fue devuelto a la prisión de Kober, donde durante décadas él mismo había mandado a los disidentes políticos. Otra medida fue trasladar el juicio por corrupción al Instituto de Ciencias Jurídicas y Jurídicas por estar próximo a la cárcel donde al-Bashir permanece desde el golpe militar del 11 de abril.

El abogado de al-Bashir ha confirmado a la cadena americana que el exlíder sudanés no ha participado en el plan de fuga y que las autoridades no le han acusado de ser partícipe de la operación fallida.