La Patrulla Fronteriza de EE.UU. dispara gas pimienta a unos bañistas en el río Bravo

0
106


Ciudad JuárezActualizado:

En una de las zonas más pobres de la mexicana Ciudad Juárez, donde se encuentran las compuertas del río Bravo o río Grande, frontera natural entre México y Estados Unidos, la Patrulla Fronteriza estadounidense disparó este domingo gas pimienta a algunas personas que se bañaban en sus aguas.

Las versiones de lo ocurrido difieren. Según la versión de las autoridades, el incidente ocurrió después de que los bañistas comenzaran a arrojar piedras a los agentes. Los afectados, por el contrario, aseguran que fueron los oficiales los que cargaron contra ellos, supuestamente por no alejarse de las compuertas después de que se les dieran dicha orden.

«No los justifico de ninguna manera, pero también debería de ver la actitud de esa gente. Me ha tocado ver, más de una vez, cómo pelean con la persona que revisa las compuertas, les pide que se separen y todos en bolas se ponen a gritar majaderías», dijo este martes a la Agencia Efe David García, un ciclista que frecuenta la zona.

En un vídeo casero de los acompañantes de los afectados, que circula en las redes sociales, se observa cómo acuden varios agentes de la Patrulla Fronteriza de EE.UU. y de la policía municipal de Ciudad Juárez para retirar de las compuertas estadounidenses a unos jóvenes mexicanos.

«El domingo por la tarde recibimos una llamada de auxilio de un guardia de la Comisión estadounidense de Límites y Agua, que estaba siendo atacado con piedras por un grupo de jóvenes», contó hoy a la Agencia Efe Ramiro Cordero, portavoz de la Patrulla Fronteriza en El Paso (Texas, EE.UU.). «Los jóvenes estaban del lado americano tirándole piedras al oficial de la Comisión. Se les ordenó salirse de las inmediaciones. Rehusaron las órdenes y se les disparó con unas bolsas de talco de pimienta, que no causan la muerte y que, si te sigue doliendo tres segundos después que te pegaron, es mucho», explicó el agente.

Costumbre típica

Conocer la frontera entre México y EE.UU. puede ser complicado para los que deciden correr el riesgo de bañarse en esas aguas del río Bravo, conocido como río Grande en EE.UU. «Esta actividad de bañarse tiene años, de gente que va y se baña en el lado estadounidense. Los agentes comprenden que van a divertirse. Los problemas surgen cuando comienzan a tirar piedras a los agentes o se tiran clavados desde las compuertas», dijo Cordero.

La reacción de la Patrulla Fronteriza no ha pasado desapercibida para la Red Fronteriza de Derechos Humanos en El Paso. «Es muy inquietante que solo una semana después de un tiroteo masivo contra mexicanos e hispanos en un (centro comercial) Walmart de El Paso, la Patrulla Fronteriza haya disparado bolsas de gas pimienta contra mexicanos que nadaban en el río Grande», dijo Fernando García, director de la Red.

«La deshumanización y el uso de la violencia estatal contra los mexicanos con impunidad impulsaron ese horrible tiroteo y es terrible ver a la Patrulla Fronteriza reforzar el mensaje del tirador con sus acciones, especialmente tan pronto. Condenamos esta violencia. La Patrulla Fronteriza debe investigar y ser responsable del uso de la fuerza», subrayó García.

Efe no pudo obtener la versión oficial de la Comisión Internacional de Límites y Aguas en EE.UU., debido a que su portavoz, Lori Kuczmasnki, no devolvió las llamadas.