Campesinos nicaragüenses combatirán la construcción de canal interoceánico

0
31



Managua –

Dirigentes del movimiento campesino de Nicaragua advirtieron este miércoles que lucharán “hasta las últimas consecuencias” si el gobierno de Daniel Ortega intenta revivir un polémico proyecto de construir un canal interoceánico.

“Nunca ha existido tal proyecto, lo que si ha existido es la intención de robarnos las tierras (…) Los campesinos estamos dispuestos a defender la tierra hasta las últimas consecuencias”, dijo en rueda de prensa Medardo Mairena, dirigente del movimiento.

Mairena respondió así a lo dicho por Ortega la noche del martes, según el cual su gobierno no ha renunciado a construir el canal y tiene “el compromiso de que se haga realidad”. 

Fue la primera vez en dos años que el gobierno nicaragüense se pronunció sobre la obra gigantesca, valorada en 50.000 millones de dólares. El plazo para su realización venció el pasado 13 de junio, al cumplirse seis años de la concesión otorgada a un inversionista chino, sin que iniciara la construcción.

La empresa china HK Nicaragua Development Investment (HKND) obtuvo los derechos exclusivos para construir un canal de 276 km de largo entre el Pacífico y el Atlántico, y operarlo por 50 años, prorrogables por otro plazo similar.

El gobierno planeaba que la vía estuviera lista para 2020. 

Mairena manifestó que la ley de concesión “ya caducó el 13 de junio de este año (…) y debería ser derogada por el Parlamento porque está desfasada”. Aseguró que ningún inversionista podría construir la obra.

El movimiento campesino realizó más de un centenar de marchas desde 2013 en contra de la obra, que habría requerido desplazar de sus tierras a entre 27.000 a 120.000 personas asentadas sobre la ruta, según los pequeños agricultores.

Ambientalistas también se oponen a la vía, que atravesaría el lago Cocibolca, la principal fuente de agua dulce de Centroamérica.

Mairena fue uno de los líderes de las protestas antigubernamentales que estallaron en abril de 2018. Fue detenido y condenado por terrorismo a 200 años de cárcel, pero quedó libre bajo una ley de amnistía en junio pasado.

“Hemos pagado un costo caro por elevar nuestra voz, pero vamos a luchar hasta las últimas consecuencias; vamos a morir defendiendo nuestras tierras”, sostuvo.

La líder campesina Francisca Ramírez, exiliada en Costa Rica, dijo en sus redes sociales: “Ortega volvió a amenazar con reiniciar el proyecto del canal, pero estamos muy claros que es un acto de desesperación para desviar la atención” de la crisis en el país. (I)