Placebos, políticas & decisiones

0
28


En el 2017, un estudio demostró que consumir un coctel de vodka+energizante era más potente y desinhibidor que un coctel de vodka+jugo de frutas. De hecho, ya en el 2010 la FDA prohibió los cocteles RTD por temor al efecto de la cafeína en el alcohol.

Pero el estudio del 2017, de Insead y la Universidad de Michigan, demostró que el efecto del vodka+energizante era más potente no por su composición sino porque la gente pensó que era más potente.

Para el estudio se usaron tres grupos. Todos hicieron las mismas tareas después de beber sendos cocteles. Todos tomaron exactamente lo mismo. Pero al primer grupo le dijeron que tomarían un coctel de vodka; al segundo, un coctel de vodka+jugo de frutas; y al tercero le dijeron que tomaría un coctel de vodka+energizante.

Gerlad Zaltman, profesor de Harvard, sostiene que el 95% de las decisiones sucede a nivel subconsciente.

Jonathan Haidt, en The Righteous Mind, dice que nuestra mente consciente cree que está en control todo el tiempo, pero no es así. Es más, nuestro subconsciente toma las decisiones y nuestro consciente construye posracionalizaciones para justificar las decisiones.

Porque nuestro cerebro límbico necesita sentirse en control y se acomoda en la certidumbre.

Dan Ariely, en Predictably Irrational, sostiene que somos irracionales en la toma de decisiones.

Inclusive las decisiones de compra del consumidor.

¿Las marcas actúan como placebos?

Ariely, profesor de Psicología del Consumo en MIT y miembro del Institute for Advance Study Princeton, sostiene que los placebos se basan en el poder de la sugestión; que son eficaces porque la gente cree en ellos.

¿Ejemplos locales de placebos en acción? La receta de la abuela para la gripe (frotar el pecho del enfermo con Vap-o-Rub y luego poner papel periódico), las frases “Pan, techo y empleo”, “Sí se puede”, “Hasta la victoria siempre”, “Prohibido prohibir” o “Prohibido olvidar”.

El cerebro procesa once millones de datos por segundo. Por eso ha creado filtros mentales (basados en un ecosistema de memorias, experiencias y asociaciones) que facilitan la toma rápida de decisiones. El psicólogo Timothy Wilson, en Strangers to Oulselves, propone que nuestros consciente y subconsciente no procesan la información de igual manera; pero podemos crear las condiciones para –indirectamente– influir en los procesos automáticos del cerebro.

Un analgésico, color rojo, ayuda a sobrellevar un dolor. ¿Una pastilla de azúcar, roja, también ayuda?

Los placebos funcionan; pero –por cierto– los no-cebo también. (O)