La moción de censura al primer ministro Conte se retrasa hasta el día 20 de agosto

0
38

El Senado italiano ha decidido posponer el debate para la moción de censura contra el primer ministro Giuseppe Conte para el próximo 20 de agosto.

El sistema político italiano se está transformando como nadie podía ni siquiera imaginar hace tan solo unos días. El líder de la Liga, Matteo Salvini, ha perdido este martes una muy importante batalla política en el Senado, una derrota que condiciona su aspiración de que se convoquen elecciones generales para octubre. En la Cámara alta se votó, en un clima de alta tensión, el calendario sobre la crisis de gobierno abierta por Salvini.

El líder ultraderechista quería que este miércoles se votara la moción de censura que presentó la Liga contra el primer ministro Giuseppe Conte. Pero una mayoría del Senado votó que esa discusión se realice el próximo martes, día 20. Por primera vez, en el parlamento italiano se configuró una nueva mayoría formada por el Partido Democrático (PD) y el Movimiento 5 Estrellas, con el apoyo de otras fuerzas minoritarias de centro y de izquierda, algo impensable hace muy pocos días.

La derrota de Salvini evidencia que cometió un grave error político, pues consideró, con base a los sondeos, que haría una marcha triunfal hacia el poder con elecciones inmediatas, pero no tuvo en cuenta la posible reacción contraria a las elecciones de otras fuerzas políticas: Su prepotencia al pedir a los italianos «plenos poderes», causó enorme preocupación en muchos sectores que hablaron de «emergencia nacional» e invocaron la urgencia de parar al ultraderechista Salvini. Ayer en la votación del Senado se evidenció el nacimiento de dos alianzas tácticas: Una formada por la Liga, Forza Italia y Fratelli d’Italia, otra por el PD-M5E. Los próximos días dirán si se convierten en alianzas políticas o institucionales. PD y M5E se han mostrado disponibles, algo impensable hace muy poco, a negociar un gobierno de legislatura. Pero la partida de la crisis de gobierno está muy abierta.

Para romper esa posible negociación y gobierno PD-M5E, Salvini lanzó en su discurso un golpe de efecto, que seguramente llega tarde. El vicepresidente y líder del 5 Estrellas, Luigi Di Maio, prometió que estaba dispuesto a unas inmediatas elecciones si antes se votaba la ley para reducir 315 parlamentarios. Matteo Salvini no parecía dispuesto a debatir esa ley, porque eso podría haber retrasado en unos meses las elecciones. Este martes desafió a Di Maio mostrándose dispuesto a aprobar de inmediato esa ley de reducción de parlamentarios, a condición de que se vote al día siguiente. Fue una propuesta propagandística, pero seguramente llega tarde, porque tendría que haberla hecho antes de presentar la moción de censura contra el primer ministro Conte