Descontento en Guatemala por la victoria de Alejandro Giammattei en las elecciones presidenciales

0
29



Guatemala –

A sólo unas horas de que Guatemala eligiera a su futuro presidente, el ambiente parecía más de pesar y de preocupación que de algarabía.

Alejandro Giammattei (del partido Vamos) se impuso con el 57.95% de los votos sobre Sandra Torres (del partido Unidad Nacional de la Esperanza, y que obtuvo poco más del 42%) pero más de la mitad del padrón electoral se abstuvo de votar y tras el anuncio de los resultados no se impuso la fiesta en el país centroamericano aquejado por la pobreza, el desempleo y la migración.

“Creo que va a ser lo mismo de este gobierno”, dijo el empresario Guillermo Cacao tras darse a conocer los primeros resultados oficiales el domingo por la noche.

Giammattei deberá asumir el cargo el 14 de enero de 2020 para gobernar por cuatro años. El médico de 63 años, que buscaba la presidencia por cuarta ocasión, pertenece a la derecha radical y rechaza tanto el aborto como el matrimonio homosexual.

Entre sus promesas destacó el compromiso de una mano dura contra el crimen, pero pocos celebraron su victoria: obtuvo el voto de 1.9 millones de guatemaltecos aunque había ocho millones registrados (más de cuatro millones y medio se abstuvieron en las urnas). La victoria la obtuvo en el balotaje tras una primera ronda en junio pasado.

Para Mike Alisson, profesor de la Universidad de Scranton en Pensilvania, el gobierno de Giammattei será muy parecido a la de su predecesor, Jimmy Morales.

“Durante sus veinte años de postulación a la presidencia, Giammattei ha estado rodeado de personas vinculadas a la corrupción y el crimen organizado. Al igual que Morales, Giammattei estará más interesado en proteger a sus amigos y aliados del enjuiciamiento penal que en fortalecer el estado de derecho”, dice el profesor.

Michael Shifter, presidente de Diálogo Interamericano con sede en Washington, coincide en que no habrá muchos cambios. “Lo más llamativo de la elección fue la falta de entusiasmo y baja participación”.

Shifter agregó que lamentablemente no hay señales que el nuevo gobierno tendrá un gran compromiso con la lucha contra la corrupción en Guatemala. “No apoyará continuar con la CICIG (la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, de Naciones Unidas) que ha logrado avances importantes en esa lucha en los últimos años”. Sin embargo, dijo esperar que el nuevo gobierno pueda dar sorpresas y se comprometa con reformas serias en temas de importancia para la ciudadanía.

Aunado a esto, hay preocupación por los desafíos en las libertades civiles de los guatemaltecos.

El procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas, dijo el domingo que espera que el nuevo gobierno respete los derechos de la población y que estaba dispuesto a entablar un dialogo en aras de la protección de esos derechos.

Por último, otro tema central de su gobierno será la migración.

Con un acuerdo de tercer país seguro firmado por el gobierno de Jimmy Morales con el de Donald Trump, que establece la posibilidad de que el país centroamericano reciba a miles de migrantes que usan al país como ruta de paso, para que esperen a que Estados Unidos resuelvan sus solicitudes de asilo, el nuevo gobierno deberá decidir si lo implementa, a la luz de las decisiones judiciales que cortes locales deben emitir sobre el tema. (I)