Trump y King Jong dialogan en busca de la paz

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se reunió el domingo con el líder norcoreano Kim Jong Un en la Zona Desmilitarizada (DMZ) entre las dos Coreas, con un caluroso apretón de manos y el deseo de fomentar la paz por las dos partes.

La reunión, la tercera entre los dos líderes en poco más de un año, generará esperanzas de que se reanuden las estancadas conversaciones nucleares.

Trump, escoltado por Kim, cruzó brevemente una línea de demarcación militar que durante años había representado una tensa frontera de la Guerra Fría, convirtiéndose en el primer presidente en funciones de Estados Unidos en poner un pie en el aislado país.

Momentos después regresaron a la parte surcoreana y se reunieron con el presidente Moon Jae-in para una breve charla, lo que representó un encuentro a tres bandas sin precedentes. Trump y Kim celebraron a continuación una reunión bilateral a puerta cerrada.

“Es un gran día para el mundo”, dijo Trump mientras Kim y él se situaban juntos en medio de una multitud de fotógrafos de prensa, ayudantes y guardaespaldas.

Kim parecía relajado y sonreía mientras hablaba con Trump.

“Me sorprendió ver tu mensaje de que querías reunirte conmigo”, le dijo a Trump, refiriéndose a la propuesta que hizo Trump el sábado a través de un mensaje en Twitter.

“Esta es una expresión de su voluntad” de trabajar para un nuevo futuro, dijo Kim.

Kim dijo que sería un gran honor que Trump visitara su capital, Pionyang.

“Cruzar esa línea fue un gran honor”, dijo Trump, refiriéndose a su breve incursión en el lado norcoreano de la zona desmilitarizada.

Trump llegó a Corea del Sur a última hora del sábado para conversar con Moon después de asistir a una cumbre del Grupo de los 20 en Osaka, Japón, durante la cual hizo la improvisada oferta de reunirse con Kim, quien la aceptó.

Trump y Kim se reunieron en la llamada Zona Conjunta de Seguridad, patrullada por soldados de ambas Coreas. Moon se unió a los dos después de sus saludos iniciales.

Trump y Kim se reunieron por primera vez en Singapur en junio del año pasado, y acordaron mejorar las relaciones y trabajar en pos de la desnuclearización de la península coreana.

Sin embargo, ha habido pocos avances desde entonces.

Una segunda cumbre en Hanói, Vietnam, en febrero, se desbarató después de que las dos partes no lograsen reducir las distancias entre la exigencia de Estados Unidos de que Corea del Norte renunciara a sus armas nucleares y la exigencia de Corea del Norte de que se suspendieran las sanciones.

Trump le había dicho antes a Moon que tenía “mucho tiempo” y que no tenía “prisa” por llegar a un acuerdo.

Corea del Norte ha llevado a cabo programas nucleares y de misiles durante años en desafío a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, y la disminución de las tensiones con Corea del Norte es una de las principales prioridades de la política exterior del presidente de Estados Unidos.