Rafael Correa no puede ser notificado por caso “Arroz Verde”

La encargada de las Funciones Consulares de Ecuador en Bélgica informó a la Cancillería que trató de notificar al expresidente Rafael Correa con el pedido de versión que hizo la Fiscalía en el caso Arroz Verde y que el exfuncionario ya no vivía en Lovaina La Nueva, Bélgica.

La diplomática relató en un comunicado remitido a la Cancillería el 21 de junio, que el pasado 19 de junio acudió a la dirección de Correa en Bélgica, pero cuando trató de sonar uno de los timbres se percató que en ninguno constaba ya el nombre de Correa y tampoco el apellido de su cónyuge, Anne Malherbe.

Ante ello, la funcionaria resolvió timbrar en los dispositivos de varios departamentos. En uno de ellos, un vecino le señaló que Correa ya no vive allí desde hace varios meses y que desconocía su dirección actual.

El expresidente es requerido por la Fiscalía para que presente una versión en el caso de los supuestos aportes irregulares que habrían efectuado contratistas del Estado a la campaña electoral del Movimiento PAIS entre 2013 y 2014.

Los principales investigados son sus exasesoras Pamela Martínez y Laura Terán, su exsecretario Jurídico Alexis Mera y la exministra de Transporte María de Los Ángeles Duarte.

Las referencias sobre las presuntas anomalías en la recepción y distribución de aportes se encontró en un cuaderno atribuido a Martínez. En al menos ocho hojas que ya fueron analizadas por un perito se señala el mecanismo de distribución del dinero de la campaña correísta.

Hay varias referencias a SP, que la Fiscalía presume se refieren al Señor Presidente. Además Correa fue mencionado por el exasambleísta Christian Viteri.

El pedido de versión se dio tras los señalamientos hacia el ex primer mandatario. Públicamente, el expresidente mostró su disposición de colaborar siempre y cuando se le notifique por los canales legales.

Fausto Jarrín, abogado de Correa, insistió en la necesidad de que se activen y canalicen las notificaciones internacionales como corresponden para una persona que reside en otro país.

Es decir, que la comunicación con el pedido de comparecencia debe salir de Fiscalía a Cancillería y luego a sus similares en Bélgica.

“Estamos listos a dar la versión”, dijo Jarrín, “siempre y cuando se cumpla la normativa europea para este tipo de casos”.

Sobre el cambio de dirección, Jarrín aseguró que su cliente tiene derecho de vivir donde él quiera por su propia seguridad en vista que desde Ecuador se ha enviado personas para que vayan interrumpir su tranquilidad. Añadió que el exmandatario ya lo ha informado a sus simpatizantes en los enlaces que ha mantenido con ellos por la necesidad de tener su oficina en su casa.

En su nuevo domicilio, Correa no descansa de sus actividades partidistas y lo evidencia en su cuenta Twitter