Un dron para la final más segura de la historia de la Champions

A falta de 72 horas para la final de la Champions, Madrid se pone guapa y seria para el evento futbolístico más importante del año. Alrededor de 4.700 efectivos de seguridad, de los que unos 4.200 serán policías nacionales, a los que se sumarán agentes de la Guardia Civil y Policía Municipal, así como personal de los servicios de emergencia como Samur-Protección Civil, Bomberos y Cruz Roja, participarán en un dispositivo récord en la historia de la competición: «Será un número algo mayor que el de la final de la Copa Libertadores, también celebrada en Madrid el pasado mes de diciembre. Queremos que todos los aficionados que vengan a la ciudad con motivo de la final se sientan seguros y reciban la hospitalidad y amabilidad de los vecinos madrileños», aseguró ayer Francisco Pardo Piqueras, el Director General de la Policía.

Desde mañana mismo y, sobretodo, durante el viernes por la tarde y el sábado por la mañana, se espera la llegada de más de 35.000 aficionados del Tottenham y del Liverpool, todos ellos con entrada, pero no serán los únicos hinchas ingleses en Madrid: «Vendrán un número importante de aficionados sin entradas, que quieren vivir el ambiente en Madrid. Aficionados de origen británico que residen en Baleares, Canarias, Benidorm o la Costa del Sol», detalla María Paz García Vera, la Delegada en funciones del Gobierno en la capital de España, que también recordó que España se encuentra en el nivel 4 de alerta terrorista y que ello provocará que no solo Madrid esté estos días con una vigilancia especial.

Entre las medidas que se pondrán en marcha a partir de mañana a las 10.00 horas, destaca la presencia de un dron de la Policía Nacional que sobrevolará las inmediaciones del Wanda Metropolitano para servir en directo imágenes de todo lo que suceda en los aledaños del estadio de la final, con el objetivo de ayudar a evitar situaciones que pongan en riesgo la seguridad de los aficionados y de los residentes en la zona: «Este recurso nunca se había llevado a cabo en una final de Champions y nos será de gran ayuda», recalcó Pardo Piqueras.

Limitación del alcohol

Otra de las grandes novedades será la limitación del alcohol en las fan zone de ambos equipos. Tanto la del Tottenham, situada en la Plaza de Colón, como la del Liverpool, ubicada en la Plaza Felipe II, tendrán que poner fin al servicio de bebidas a las 17.00 horas, cuatro antes de que se inicie la final. A las 17.30, la animación también será cortada y a las 18.00, las fan zone de ambos equipos estarán cerradas por completo para que los aficionados se desplacen con tiempo al Metropolitano.

Además, en estas zonas festivas también habrá equipos de información (Fan Information Team, FIT), en los cuales cuatro agentes de diversas unidades policiales, acompañados por un representante de cada equipo, estarán capacitados para dar respuesta y asesoramiento a los aficionados, canalizando sus quejas o información. Los FIT tendrán su extensión en las redes sociales a través de dos perfiles oficiales de Twitter, creados en exclusiva para la final, @policia_UCLFLFC para el Liverpool y @policia_UCLFTFC para el Tottenham. A través de ellos se lanzarán mensajes de seguridad e información general utilizando las etiquetas #policia_UCLFLFC y #policia_UCLFTFC, comunicaciones que se realizarán en lengua inglesa.

El desplazamiento de los hinchas desde su respectivas fan zone hasta el Metropolitano se realizará por diferentes línea de metro para evitar que en el suburbano se crucen seguidores. La línea 5 (eje Canillejas, Alonso Martínez, Callao) conducirá a los aficionados del Tottenham a la zona del fondo norte del Wanda, su lugar asignado para la final. La línea 2 de metro (eje Las Rosas, Goya, Puerta del Sol) llevará a los hinchas del Liverpool a la zona sur del Metropolitano. El resto de seguidores podrá llegar al estadio en la línea 7, cuyo término es la parada Estadio Metropolitano.

Durante el día del partido, se establecerán tres anillos de seguridad en los que se registrará minuciosamente mochilas y pertenencias que lleven consigo los asistentes a la final, que podrán entrar al estadio desde las 18.00, hora marcada para la apertura de las puertas. También, desde las 08.00 horas del sábado hasta las 08.00 del domingo, quedará restringida la circulación de vehículos pesados de más de 3.500 kilos, tantos en los alrededores del Metropolitano como en las áreas donde se situarán las fan zone. Todo para lograr la final más segura de la Champions.