Se cumplen dos años de gobierno de Lenin Moreno

Hoy se cumplen dos años del mandato de Lenín Moreno y aún hay ofertas pendientes como: vivienda, empleo y la campaña de amabilidad. Con las dos primeras se comprometió en la campaña del 2017 y la última en mayo del 2018.

Su promesa inicial de 325 mil viviendas en el plan Casa para Todos se transformó en 220 mil, 105 mil casas menos de las que ofreció. En un discurso el 4 de febrero pasado, atribuyó esta disminución a la crisis económica: “Es muy triste no poder cumplirles, pero cuando hicimos ese ofrecimiento desconocíamos la real situación económica del país, nos dejaron un país quebrado y endeudado”.

De estas 220 mil viviendas, a la fecha se van construyendo 28.116, según cifras del Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda. Para este año se prevén implementar 81.130 viviendas. Y justo ayer el régimen anunció que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó $ 200 millones en créditos para casas y eso permitió un cofinanciamiento de la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) por $ 80 millones.

Los primeros desembolsos del crédito -que es a 25 años plazo, seis años de gracia y una tasa de interés variable menor al 5%- servirán para construir cerca de 4.500 casas en el área rural y 14.000 en el área urbana para los dos quintiles más pobres de la población y para grupos vulnerables.

Otro de los ofrecimientos de Moreno en 2017 fue de generar 250.000 empleos al año. En enero de 2018 aclaró que se trataba de 500.000 en cuatro años, esto es, 125 mil por año.

La ministra del Interior y secretaria de Gestión de la Política (e), María Paula Romo, dice que se han creado plazas de empleo, pero no “al número y a la velocidad que quisiéramos, es un gran pendiente para los próximos dos años ”, aseguró.

Para César Cárdenas, director del Observatorio Ciudadano de Servicios Públicos, las ofertas, sobre todo en vivienda y empleo, siguen en deuda: “Han pasado dos años y no ha cumplido con sus ofertas, está en una deuda permanente”.

La misma idea comparte José Villavicencio, presidente del Frente Unitario de Trabajadores (FUT): “La política laboral del presidente Moreno es contradictoria, en campaña ofreció 250 mil empleos y por otro lado se han despido 13.000 servidores públicos. Es evidente que no hay una política de generación de empleo, sino de ejecutar la carta de intención del FMI”, indicó.

Los recortes de personal forman parte de la medida anunciada en febrero pasado de reducir la nómina de 21 empresas públicas en el 10%.

Romo aclara que esta medida no se contradice con la supresión de algunos contratos, “porque el presidente no dijo voy a crear medio millón de empleos en el Estado (…), cuando pensamos en generar empleo no estamos pensando en burocracia, (sino) en una economía dinámica que produzca bienes y servicios y que eso permita la generación de empleo”.

Cárdenas asegura que estas ofertas no son las únicas pendientes, pues considera que el sistema público ha desmejorado en atención y eficiencia.

Ese problema al que se refiere podría mejorar con la campaña de amabilidad que ofreció Moreno el año pasado como parte de su segundo año de mandato, que consistía en colocar letreros en entidades públicas para fomentar el buen trato de servidores a ciudadanos y viceversa. Esa campaña, según la Secretaría General de Comunicación, está en etapa de planificación y diseño.

En tanto, los otros 9 de 12 ofrecimientos de Moreno se desarrollan con cuestionamientos, como el incremento del Bono de Desarrollo Humano de $ 50 hasta $ 150, que para Villavicencio se contradice con la depuración de quienes reciben el bono. Considera que esto es consecuencia de la falta de un estudio técnico-real.

Villavicencio dice que hay 80% de incumplimiento, sobre todo al trabajador, en cambio, Cárdenas habló del 10% ejecutado y 90% pendiente.

Ofrecimientos de proyectos de ley
En tema anticorrupción, el presidente Lenín Moreno envió el proyecto de Ley Orgánica Anticorrupción, como parte de su promesa del primer año; recién, enero, este proyecto pasó el primer debate en la Asamblea Nacional. Mientras que el de extinción de dominio, que tiene como fin revertir al Estado los bienes productoe la corrupción como parte de su promesa del primer año; recién, enero, este proyecto pasó el primer debate en la Asamblea Nacional. Mientras que el de extinción de dominio, que tiene como fin revertir al Estado los bienes productoe la corrupción y de otros orígenes, que fue parte de las propuestas para el segundo año, está en análisis.