Netanyahu jura en el parlamento tras su triunfo en las elecciones en Israel

0
20

Benjamin Netanyahu y los otros diputados del nuevo parlamento israelí prestaron juramento el martes tras las elecciones del 9 de abril en las que triunfo el primer ministro de derecha, encargado de forma una coalición gubernamental.

La Knesset avanza hacia sesiones que podrían ser agitadas a raíz de propuestas de ley controvertidas sobre la relación entre el Estado y la religión o para proteger a Netanyahu de procedimientos judiciales.
El fiscal general anunció en febrero su intención de acusar al primer ministro de corrupción, fraude y abuso de confianza en tres casos.

El partido Likud de Netanyahu obtuvo 35 de las 120 bancas en el parlamento, es decir el mismo número que sus principales adversarios de la alianza Azul y Blanca (centroderecha), liderada por el exjefe del ejército Benny Gantz.

Gracias, por ejemplo, a los apoyos de la derecha nacionalista y partidos judíos ultraortodoxos, Netanyahu dispone de una mayoría de 65 parlamentarios.

Por ello, el 17 de abril el presidente Reuven encargó al primer ministro formar nuevo gobierno.

Netanyahu tiene 28 días para ponerse acuerdo con sus socios, un plazo que puede ser extendido en 14 días más.

Si logra su objetivo, Netanyahu, de 69 años, iniciará un quinto mandato.

Se encuentra en el poder de manera continuada desde 2009. En total ha estado 13 años al mando del país teniendo en cuenta un anterior mandato entre 1996 y 1999.

Netanyahu tendrá la delicada tarea de conciliar las exigencias e intereses contradictorios de sus futuros aliados.

Un primer obstáculo es una ley propuesta por Avigdor Lieberman, líder del partido nacionalista y laico Israel Beiteinu, para anular la exención del servicio militar de la que benefician decenas de miles de estudiantes de escuelas talmúdicas.

El ex ministro de Defensa dijo estar preparado para convocar a nuevas elecciones si su propuesta no es aprobada.

Pero para los ultraortodoxos, que cuentan con 16 bancas en el nuevo parlamento, está ley constituye una línea roja.

Por otra parte, Netanyahu indicó durante la campaña estar listo a anexionar colonias israelíes en Cisjordania, territorio palestinos ocupado por Israel.

Esta decisión podría significar el fin de la solución de “los dos Estados”, al impedir la creación de un Estado palestinos viable.