Advertencia Vicepresidente de Estados Unidos a Cuba que pone a Maduro contra las cuerdas

0
198
U.S. Vice President Mike Pence listens as President Donald Trump meets with Fabiana Rosales, wife of Venezuelan opposition leader Juan Guaido, in the Oval Office at the White House in Washington, U.S., March 27, 2019. REUTERS/Carlos Barria

El vicepresidente Mike Pence emitió una severa advertencia a Cuba el martes, acusando a la nación caribeña de brindar apoyo al gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

La Casa Blanca tomará “medidas firmes no solo para aislar a Venezuela, sino que también estamos buscando acciones firmes contra Cuba“, dijo Pence el martes, de acuerdo con Jennifer Jacobs, de Bloomberg. Cuba “continúa proporcionando personal y apoyo a la dictadura en Venezuela”, afirmó el vicepresidente. Añadió que el presidente Donald Trump está considerando “una amplia gama de opciones”.

Ver imagen en Twitter

Antes de sus comentarios sobre Cuba, Pence pidió la liberación de seis ejecutivos de Citgo Petroleum Corporation, que han estado detenidos en Venezuela por más de un año. “Están detenidos ilegalmente”, dijo, informó Bloomberg. “El régimen de Maduro debería liberar a todos los presos políticos”.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó se dan la mano durante una reunión del Grupo de Lima en Bogotá, Colombia, el 25 de febrero de 2019. REUTERS / Luisa Gonzalez

Los ejecutivos de Citgo fueron arrestados en Venezuela justo antes del Día de Acción de Gracias en 2017. Cinco de los seis son ciudadanos estadounidenses, según NBC News. Inicialmente fueron llamados a volar a la isla para una reunión corporativa con el gigante petrolero estatal de Venezuela, PDVSA. Sin embargo, durante la conferencia fueron arrestados por las autoridades venezolanas y el régimen de Maduro los acusó de malversación.

Los comentarios de Pence sobre Venezuela y Cuba se produjeron cuando se reunió con familiares de los ejecutivos detenidos. “El vicepresidente reiterará la profunda preocupación del gobierno por el bienestar y la seguridad de todos los ciudadanos estadounidenses detenidos injustamente y pedirá a Maduro que libere a todos los presos políticos de manera inmediata e incondicional”, dijo a Reuters un funcionario de la Casa Blanca antes de la reunión del martes.

En Venezuela, el gobierno de Trump respaldó a Juan Guaidó, presidente interino. Aunque Maduro rechazó el desafío como “golpe” y acusó a los Estados Unidos de intentar matarlo, Guaidó, quien encabeza la Asamblea Nacional de Venezuela, afirma que está actuando dentro de las disposiciones establecidas por la Constitución. Maduro ganó la reelección el año pasado en una elección que fue condenada por la oposición y muchos en la comunidad internacional. Un gran número de venezolanos boicotearon la elección todos juntos y la oposición planteó acusaciones de fraude electoral.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, se ríe mientras saluda al Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, el ex presidente de Cuba, Raúl Castro, en el Palacio de Convenciones en La Habana, el 14 de diciembre.
YAMIL LAGE / AFP / GETTY IMAGES

Los funcionarios de la administración de Trump han señalado repetidamente que la Casa Blanca planea aumentar la presión sobre los gobiernos latinoamericanos de Venezuela y Cuba, así como también de Nicaragua. A principios de noviembre, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, apodó a las tres naciones como la “troika de la tiranía” y se refirió a sus líderes como losTres Chiflados” del socialismo.

El secretario de Estado Mike Pompeo también apuntó a los tres países después de reunirse con el presidente de derecha recién inaugurado de Brasil, Jair Bolsonaro, a principios de enero. “Esperamos trabajar juntos [con Bolsonaro] para apoyar a los que sufren en #Cuba, #Nicaragua y #Venezuela bajo el peso de las dictaduras [sic]”, escribió Pompeo en Twitter.

Pero algunos legisladores han expresado su preocupación por las políticas de la administración Trump hacia las naciones latinoamericanas. El representante Ilhan Omar, un demócrata progresista de Minnesota, ha señalado los estándares dobles en los esfuerzos de Washington para abordar las violaciones de derechos humanos. En un editorial publicado por The Washington Post el mes pasado, Omar argumentó que “no tenemos la credibilidad” para denunciar los abusos cometidos por gobiernos adversarios en Venezuela, Cuba y Nicaragua, cuando “no apoyamos también a quienes luchan por los derechos humanos” en Naciones amigas latinoamericanas como Guatemala, Honduras y Brasil.