Miembros del movimiento Ruptura de los 25 tienen altos cargos en este régimen

0
6

El movimiento Ruptura de los 25 que tuvo espacios institucionales en el gobierno de Rafael Correa vuelve al poder en el de Lenín Moreno con sus principales líderes a nivel nacional a la cabeza de entidades que tienen una relación directa con la Presidencia de la República.

El último nombramiento fue el de Norman Wray, como gobernador de Galápagos y representante del presidente ante el Consejo de Gobierno del Régimen Especial de las islas.

Antes, Moreno designó a María Paula Romo como ministra del Interior, organismo que pronto se transformará en Ministerio de Gobierno y Política en una fusión con la Secretaría de la Política.

Y a Juan Sebastián Roldán que primero ocupó el cargo de consejero de Gobierno, luego de secretario general de la Presidencia y ahora es secretario particular de Presidencia.

Otros integrantes de Ruptura ocupan otros cargos de menor jerarquía, como Iván Granda, que se desempeña como subsecretario de Acción Política y tiene a su cargo el tema de la lucha anticorrupción.

Wray, Romo y Roldán son funcionarios de Gobierno y también parte del Comité Ejecutivo de Ruptura, cuya personería jurídica fue restituida por el Consejo Nacional Electoral transitorio (CNE) en octubre del 2018, cuatro años después de que ese organismo, en la época de Correa, se la quitase.

Desde su nacimiento como colectivo en el 2004, la Ruptura participó en la rebelión de los “forajidos” que abonó para la destitución del presidente Lucio Gutiérrez, Romo gana las elecciones para asambleísta constituyente y es parte del bloque de mayoría oficialista.

Con Correa, Roldán fue subsecretario del Ministerio de Gobierno y secretario de Transparencia; y Wray fue asambleísta constituyente.

El 2011, Ruptura rompió relaciones con el gobierno de Correa por considerar que se tomó la justicia y buscó la concentración de poderes.

Ahora que tienen nuevamente personería jurídica, su secretario jurídico, Iván González, sostiene que están en un proceso de reorganización, que ya tienen estructura en 14 provincias y trabajan en seis provincias más con el mismo objetivo y, en un año, esperan cubrir todo el país.

González sostiene que, en este nuevo momento del movimiento, la primera resolución ha sido respaldar a los compañeros que ocupan cargos en el actual régimen.

“Creemos que es un momento en el cual existe la necesidad de profundizar la recuperación de un modelo democrático”, dijo González.

En estos cuatro años, salieron dos de los miembros del Comité Ejecutivo: María Cecilia Alvarado se afilió a la Izquierda Democrática y aspira a la Prefectura de Azuay; y Francisco Jiménez está de candidato a alcalde de Guayaquil, por CREO. Dos mujeres más serán integradas en reemplazo.