El bebé que siempre sonreía en realidad tenía un raro tumor cerebral

Cuando el pequeño Jack Young, de Winscombe, Reino Unido, comenzó a reírse dos semanas después de nacer, sus padres, Gemma y Ed, pensaron que era un bebé inusualmente alegre, publica abc.es.

Pero resultó que las incesantes sonrisas eran en realidad episodios de «ataques», causados por un tumor cerebral. «No había descanso, el sonido de la risa fue constante y durante mucho tiempo no teníamos ni idea de por qué», explica Gemma, de 32 años, a The Sun. «Para ser honesta, nosotros pensábamos que él estaba feliz todo el tiempo», explica.

Tras ser sometido a diversos exámenes médicos, finalmente se determinó que los «ataques de risa» que sufría el menor eran provocados por un hamartoma en el hipotálamo, que es definido como un tumor cerebral benigno.

De acuerdo a los doctores consultados por The Sun, este tipo de problemas surgen en uno de cada mil niños que sufren epilepsia, y sucede debido a que el cuerpo libera rachas de energía, las cuales son liberadas a través de lágrimas o risa.

Después de dos años de arrebatos, que comenzaban desde el amanecer hasta el anochecer, Jack fue sometido a una operación de diez horas para evitar el crecimiento del tumor. Y así, los extraños ataques cesaron.