Vida silvestre en peligro en las playas de Florida

Las playas al sudoeste de la península de la Florida están perdiendo su atractivo: una proliferación de algas tóxicas las llena de vida silvestre que agoniza y muere.

La multiplicación descontrolada de la Karenia brevis (que también afecta las costas del este a la altura del lago Okeechobee) ha enviado a consultorios médicos y salas de emergencia a 15 personas en el último fin de semana de julio.

Miles de peces, unas 300 tortugas marinas, que son especie protegida, y una cantidad no determinada de manatíes y peces se encuentran entre las víctimas de la marea roja, como se llama el fenómeno, que no es infrecuente pero que lleva ya nueve meses, el período más largo desde 2006 en esta zona de los Estados Unidos.

Cortesía Infobae

El alga microscópica se expande casi exclusivamente en el Golfo de México, pero también en el Atlántico hasta estados tan al norte como Delaware.

El problema más grave consiste en la dificultad de controlar las mareas rojas en la Florida. Las toxinas se liberan cuando la Karenia brevis muere, es decir que no alcanza con eliminar el alga, sino también las toxinas que quedan en el agua. Algo que no se puede hacer hasta el momento.

 

Redacción Infobae