Ecuador: La Fiscalía recoge testimonios en el caso Petrochina

0
139

A través de una videoconferencia originada desde el Consulado de Ecuador en México, el empresario Enrique Cadena Marín rindió este jueves su versión voluntaria ante la Fiscalía.

Ese testimonio es parte de la indagación que persigue un posible perjuicio al Estado en las ocho preventas petroleras firmadas entre Petroecuador y Petrochina desde el 2009.

De manera reservada, Cadena Marín contestó durante aproximadamente dos horas las preguntas tanto de la Fiscalía como de la Procuraduría General del Estado.

Tras la diligencia, su abogado, Joffre Campaña, aseguró que su cliente no ha tenido ninguna participación en los contratos petroleros investigados.

Un antecedente de la investigación que se lleva a cabo ahora es la revelación de los papeles de Panamá, la filtración de los documentos internos de la firma de abogados panameña Mossack Fonseca, que publicó en el 2016 el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

En esos papeles existe la versión de que algunos de los indagados habrían recibido un dólar por barril de crudo entregado a Petrochina en el primer contrato firmado en el 2009.

De acuerdo con la documentación revelada, Petrochina supuestamente pasó el crudo ecuatoriano a la empresa Castor Petrolium, que sería la encargada de pagar las comisiones. Esos pagos, según los papeles de Panamá, se transfirieron a la firma Eston Trading Ltd., domiciliada en Nevada (EE.UU.), empresa constituida por Mossack Fonseca.

En una publicación difundida el jueves por sus abogados, Cadena Marín admite que participó en la creación de Eston Trading, pero aclara que fue para “desarrollar un plan de negocios de otro orden, que nada tienen que ver con la intermediación entre Petroecuador y Petrochina”. Agrega que esos negocios no se concretaron y que se separó de la compañía.

En esta indagación también declaró el jueves el activista Fernando Villavicencio, quien denunció en septiembre pasado el supuesto perjuicio en las preventas. Habla de $ 2.200 millones de pérdida.

Redacción El Universo