En Medellín cerca de un millón de feligreses esperan al Papa Francisco

medellin papa

En el aeropuerto Olaya Herrera, donde se realizará la misa campal, lo esperan cerca de un millón de personas, según estimaciones de las autoridades de Medellín.

La Alcaldía de esa ciudad y la Arquidiócesis de la ciudad confirmaron este viernes que se espera que al aeropuerto lleguen creyentes provenientes de Quindío, Caldas, Risaralda, Chocó, Córdoba, Cundinamarca, Santander, Norte de Santander y Nariño. También se cuenta con la asistencia de católicos que llegarán desde Ecuador, Venezuela, Perú, Panamá, Costa Rica y Estados Unidos.

Además, se dispuso de una ubicación especial para cerca de 100 reclusos, una delegación de 100 personas con discapacidades auditivas acompañadas por 10 intérpretes del lenguaje de señas y 300 personas con diferentes problemas de salud.

Jesús invita a sus discípulos a tener tres actitudes y plasmarlas en sus vidas: ir a lo esencial, renovarse e involucrarse. Jesús enseña que la relación con Dios no puede ser un apego; debe partir de una viva experiencia de Dios y de su amor.
El discípulado no es algo estático, sino un continuo movimiento hacia Cristo.
La Iglesia es <zarandeada> por el Espíritu para que deje sus comodidades y apegos. La renovación no debe darnos miedo. La renovación supone sacrificio y valentía, no para considerarse mejores sino para responder mejor al llamado del Señor. No podemos ser cristianos que alcen continuamente el estandarte de <prohibido el paso>.
La Iglesia no es nuestra es de Dios; Él es el dueño del templo y del sembrado, todos tienen cabida en ella. Jesús nos pide, como lo hizo con sus discípulos: <Denles ustedes de comer> (Mt 14,16); este es nuestro servicio.
He venido hasta aquí para confirmarlos en la fe y en la esperanza del Evangelio: manténganse firmes y libres en Cristo. Asuman con todas sus fuerzas el seguimiento de Jesús, cónozcanlo, déjense convocar e instruir por Él. Pidamos a través de nuestra Madre, que nos acompañe para que llevemos la luz y la alegría del Evangelio a todas las gentes.

Deja un comentario